Publicado el Deja un comentario

VOLKSWAGEN GOLF, MI PRIMER COCHE

Mi primer coche, Volkswagen Golf

VOLKSWAGEN GOLF, MI PRIMER COCHE

Este capítulo va para todos aquellos que os gustan los coches como a mí. No era un gran coche pero era mi primer coche, un Volkswagen Golf 1.6 16v (válvulas) con 105cv. Más tarde opinaré de mi experiencia con este coche.

Compré mi primer coche con el dinero que había ganado en mi primer trabajo, si quieres saber cuál fue mi primer trabajo te invito a que vayas al capítulo. Un chico de 18 años recién cumplidos con un Volkswagen Golf, era un coche que cualquier joven no podía tener o incluso ni llegan al carnet.

Me hacía mucha ilusión, era mi primer coche y como todo cuando es nuevo tienes ganas, muchas ganas. Recuerdo el primer día cuando lo cogí por primera vez, era gasolina y yo estaba acostumbrado al coche de la autoescuela que era diésel, se me caló varias veces.

La verdad es que la lie y en varias ocasiones delante de la policía, a día de hoy no entiendo como no me pararon pero ese día me libré de una buena. Salí patinando las ruedas, no fue intencionado ¡lo juro! pero lo hice, delante de un policía y era motivo de multa por escándalo público.

Mi primer coche imagen de parte trasera
Imagen de la parte trasera de mi primer coche

El coche era bonito tanto por fuera como por dentro, un diseño bastante guapo y más para un adolescente que recién se saca el carnet. La verdad es que era llamativo y me miraban, ya sea por llevar la música alta o por un chaval de 18 años con un Golf pero me miraban y así era la intención.

Si hablo de las prestaciones que me ofrecía eran pésimas, un consumo muy elevado para la respuesta que me daba ese motor. ¡Si! Hablo de que no corría, era un cepo con ruedas o una tortuga como prefieras llamarlo.

El poco dinero que había ahorrado, me lo gasté en gasolina y no exagero. No paraba de dar vueltas, lo cogía hasta para comprar el pan pero hasta que conseguí un trabajo, tuve que buscar solución para no gastar más dinero y la solución fue no utilizarlo, al menos para tonterías.

Al final opté por venderlo y comprarme un coche más utilitario, con mejores prestaciones y que tuviera un consumo no tan elevado y así fue.

Si te ha gustado este capítulo déjame un comentario, espero que te hayas divertido con mi historia y nos vemos pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.